Usted está aquí: InicioTermosolarTermosolarAbengoa compra SOLEL, la fábrica de tubos solares de Siemens en Israel

Abengoa compra SOLEL, la fábrica de tubos solares de Siemens en Israel

La compañía andaluza, a través de su filial Rioglass Solar, ha comprado la fábrica de tubos absorbedores de radiación solar de Siemens en Israel, así como la explotación a perpetuidad de las patentes desarrolladas por los tecnólogos de esta instalación.

El cierre de la operación, cuyo importe no ha trascendido, está sujeto a la aprobación del organismo de Competencia y entidades gubernamentales. Fuentes del sector termosolar español señalan que el precio habrá sido muy bajo por la situación de liquidación en la que se encontraba Solel y por la situación financiera de la propia Abengoa, que está limitando enormemente sus gastos y la aportación de capital para nuevas inversiones.

Para el presidente y CEO de Rioglass Solar, José María Villanueva, esta compra proporciona una «oportunidad única para diversificar y fortalecer su presencia en el mercado termosolar con una amplia oferta de productos». Hasta el momento, la compañía era fabricante de espejos solares enfábricas de España -dos plantas en Asturias-, Arizona (Estados Unidos) y Sudáfrica.

Con ello, Abengoa se convierte en el único grupo industrial que provee de los tres componentes clave de las centrales termosolares: tubos, espejos (que la propia Rioglass produce en Asturias y EEUU) y estructuras metálicas (a través de la filial Eucomsa con fábricas en España y México).

Pese a esta operación, la propia Rioglass tiene una de sus dos plantas asturianas afectada por un ERE, que podría extenderse próximamente a la otra instalación.

La demanda global de nuevas centrales termosolares ha caído drásticamente en los dos últimos años, y el único nuevo proyecto que podría dar carga de trabajo a estas plantas españolas a corto plazo es una central termosolar en Marruecos que Abengoa confía en adjudicarse en los próximos meses. No obstante, Villanueva confía en una recuperación sustancial del mercado termosolar para 2014.

Hasta ahora, Abengoa venía contando con la empresa alemana Schott como suministrador de los tubos absorbedores. De hecho, esta firma abrió plantas en Sevilla (junto al macrocomplejo termosolar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor) y EEUU (para surtir a las dos grandes plantas que Abengoa construye en Arizona y California).

El estrechamiento de márgenes de los proyectos termosolares, unido a la presión por reducir costes, son el trasfondo de esta compra.

Negocio termosolar de Siemens

Siemens puso a la venta todo su negocio solar -que incluía fotovoltaica y termosolar- a finales del pasado año y, posteriormente, anunció el cese definitivo de esta actividad. Así, esta decisión afectó principalmente al área termoeléctrica de Israel, donde contaba con una fábrica de tubos receptorespara plantas termosolares que, según fuentes del sector, es la que ahora ha pasado a manos de Abengoa.

Siemens entró en este negocio en 2009 con la adquisición de la fabricante y promotora israelí de centrales termosolares Solel Solar Systems por 418 M$. Pero en 2012 decidió abandonar este negocio y anotarse pérdidas de decenas de millones de euros. Desde hace un año, ha reestructurado los activos de Solel y, justamente en junio, traspasó a Abengoa su participación en una central termosolar en Israel en la que Solel era copromotora junto a la firma local Shikun&Binui.

Sendas empresas han constituido la sociedad Negev Energy, que será la encargada de construir y operar la central 'Ashalim', de tecnología cilindro-parabólica con almacenamiento de sales, con una potencia instalada de 110 MW.

Inicialmente, este proyecto ha-bía sido adjudicado a Siemens.

Asimismo, la filial española del grupo alemán participa, junto con Valoriza Energía -filial del grupo constructor Sacyr Vallehermoso- en una joint venture que inauguró el pasado mes de enero una termosolar en Lebrija (Sevilla). Mientras, ha suministrado e instalado equipos para varias termosolares ejecutadas en España.

La propia empresa española hizo en 2012 una primera oferta por la fábrica de tubos de Solel, que ocupa 16.000 metros cuadrados, tras anunciar Siemens su retirada.

Pero las conversaciones no fructificaron debido a la incertidumbre regulatoria sobre la termosolar en España, que llevó a Abengoa a desistir de la operación.

Posteriormente, Siemens despidió a tres cuartas partes de la plantilla de la factoría israelí, dejándola en menos de 50 personas que atienden, precisamente, a algunos clientes españoles.

Solel ha suministrado tubos para algunas de las centrales que funcionan en España, en concreto para las promovidas por empresas como Ibereólica o Aries.

También para la central que la propia Solel promovió junto a Sacyr en Lebrija (Sevilla).

La capacidad de la fábrica es de 300 megavatios anuales (equivalentes a seis centrales de 50 megavatios, que son las que más comúnmente se han venido construyendo en España).

La compañía española ha creado una filial en Israel que absorbe esos activos, la plantilla y que tiene previsto volver a contratar a parte de la plantilla despedida.

Go to top