Las demandas contra España por los recortes a las renovables se van extendiendo por toda la geografía de la inversión mundial.

La última firma en dar el paso ha sido la firma Masdar, filial de Mubadala Development Company, el fondo soberano o compañía de inversiones del emirato de Abu Dabi.

Masdar Solar & Wind Coöperatief U. A., sociedad del grupo domiciliada en Holanda, ha presentado una solicitud de arbitraje ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), una institución del Banco Mundial con sede en Washington. La firma de abogados Allen & Overy representa al demandante.

Masdar Solar es socio en España de Sener en la firma Torresol, que se dedica a la generación de energía termosolar.

Dispone de la citada planta Gemasolar, que aplica la tecnología de receptor de torre central y almacenamiento térmico en sales fundidas, con una potencia nominal de 19,9 MW, que según la compañía puede suministrar electricidad a una población de 27.500 hogares.

Además, Torresol tiene también Valle 1 y Valle 2, dos plantas solares colindantes de generación eléctrica mediante tecnología de captadores cilindropara-bólicos, situadas en San José del Valle (Cádiz).

La inversión total en esas tres plantas se acerca a los 1.000 millones. El arbitraje quedó registrado en el Ciadi el pasado 11 de febrero y es el quinto contra España en apenas dos meses, lo que convierte al país en el más denunciado de los últimos meses.

De los veinte casos llegados más recientemente al tribunal, cinco son contra España y tres contra Egipto.

Como en el caso de los fondos británicos e internacionales que ya han recurrido anteriormente, también por los recortes a la termosolar, el despacho Allen and Overy será el encargado de defender los intereses de Abu Dabi, frente a la Abogacía General del Estado español.

Al conocerse estas primeras denuncias el pasado 9 de diciembre, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, indicó que los servicios jurídicos del Estado han respaldado los recortes a las renovables y consideró que los demandantes aspiraban a rentabilidades del 20%.

«Estas empresas hicieron unas inversiones considerando que iba a haber una rentabilidad razonable superior al 20% durante toda la vida, y eso no ocurre en ningún país del mundo porque si eso ocurriera el resultado sería que el sistema eléctrico simplemente quebraría», afirmó Soria.

La presentada por Masdar se trata de la quinta demanda de arbitraje pendiente de resolver presentada contra España ante el Ciadi.

Cuatro de esas cinco reclamaciones se deben al recorte a las energías renovables y se han instado en los últimos meses.

La ofensiva ante el Ciadi arrancó con las demandas de RREEF y Antin, dos grandes fondos vinculados a Deutsche Bank y BNP.  A ellos se sumó después el fondo británico Eiser Infrastructure y ahora Masdar.

Con ello, España ha pasado a ser uno de los países con un mayor número de casos abiertos en el Ciadi, por detrás de Venezuela, Argentina, Egipto, Hungría y Perú, y al mismo nivel que Turkmenistán y Uzbekistán.

España también ha recibido demandas por los recortes en la retribución a las energías renovables ante otros tribunales arbitrales. En la mayoría de los casos se alega la violación del tratado de la Carta de la Energía.

Lejos queda aquel acto de inauguración en 2011, por el rey Juan Carlos y el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero de Abu Dabi y subcomandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Emiratos Árabes Unidos, inauguraban por todo lo alto la planta Gemasolar, en Fuentes de Andalucía (Sevilla), en un acto al que asistieron más de 350 invitados, incluidos varios miembros de la familia real de Abu Dabi y ministros de los Gobiernos de ambos países.

Eran aún tiempos muy bueno para las energías renovables. Solo dos años y medio después, los recortes en la retribución de las instalaciones de energía termosolar han provocado que el emirato de Abu Dabi lleve al Reino de España a los tribunales.

Go to top