ARRANCA la planta de biomasa de ENCE en Mérida que generará 400 empleos en la región

La planta de generación eléctrica que la empresa Ence Energía está construyendo en Mérida con una inversión de entre 80 y 100 millones de euros comenzará a funcionar el próximo 1 de mayo de 2014, y supondrá la creación de 400 puestos de trabajo directos.

Se trata de la segunda planta de biomasa que se pone en marcha en la región, ya que la primera está ubicada en Miajadas (Cáceres).

Así lo ha explicado el consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía del Gobierno de Extremadura, José Antonio Echávarri, durante una visita institucional a las instalaciones de la planta, en la que también ha estado presente el presidente del Ejecutivo regional, José Antonio Monago, acompañados por el presidente de Ence Energía, Juan Luis Arregui.

Desde la Junta se destaca que la biomasa es la energía que «más empleo y riqueza» genera en el medio rural y la que «mayores» ahorros económicos y beneficios medioambientales aporta, e indica que por ello apuesta por su desarrollo como sector estratégico a través del Plan de Bioener-gía de 2014-2020.

Este plan tiene como objetivos principales desarrollar un modelo de bioeconomía en las zonas rurales, generar empleo y actividad en torno a la cadena de valor de la biomasa y reducir              los consumos y los costes energéticos de los diferentes sectores productivos de la economía extremeña.

Además de esta planta eléctrica de biomasa en Mérida, ENCE tiene en tramitación un segundo proyecto en Extremadura, se trata de una planta de biomasa eléctrica de 40 MW en Valencia de Alcántara.

Arregui, por su parte, ha avanzado que esta planta generará 20 megavatios de energía, lo que se traduce en 8.000 horas, una cifra «muy importante» por las ventajas que supone, ya que, ha dicho, la biomasa no necesita de otra fuente de energía de apoyo, como sucede con las fotovoltaicas.

En este sentido, ha recordado que, por ejemplo, 20 megavatios fotovoltaicos producen 2.500 horas, pero esa energía fotovoltaica no es estable, sino que necesita de otra energía de apoyo, por lo que los costes son más elevados, ha puntualizado.

En cuanto a la elección de Extremadura para la instalación de la planta, ha indicado que nace del interés de la empresa por sacar «el mayor partido» a la industria agroenergética regional.

Este interés por la región se reflejará, ha dicho, en futuros proyectos, como el que Ence Energía tiene previsto en Talayuela (Cáceres), donde esperan producir entre 50 y 100 megavatios de energía.

Así, la empresa espera producir entre 150 y 200 megavatios de energía en la región, donde confía invertir unos 500 millones de euros y generar unos 2.000 puestos de trabajo, ha asegurado Arregui.

 

Go to top