Usted está aquí: InicioEólicaeolicaLa reforma energética maltrata a la eólica y pone su tecnología en la cuerda floja

La reforma energética maltrata a la eólica y pone su tecnología en la cuerda floja

El presidente de AEE José López-Tafall, afirmó en el discurso inaugural de la Jornada la reforma energética y la eólica, celebrada en Madrid, que el eólico es el sector más afectado por la nueva regulación ya que, además de las normas que se refieren a las renovables, sufrirá un fuerte impacto como consecuencia de otras medidas.

Por ejemplo, el borrador de Real Decreto sobre interrumpibilidad establece que el coste de este servicio recaería en gran parte sobre las empresas eólicas, «algo tremendamente injusto si consideramos que, como la CNE revela año tras año, nos encontramos ante un servicio que es innecesario, pues no se utiliza ni se utilizará».

El proyecto de Real Decreto sobre pagos por capacidad y mecanismos de hibernación obligaría asimismo a la eólica a financiar estos costes regulados.

De hecho, como consecuencia de la eliminación del complemento por energía reactiva (que produce el campo magnético necesario para la producción eléctrica y cuya gestión resulta difícil y cara) a partir del 14 de julio, día en que entró en vigor el Real Decreto-Ley 9/2013 (la única norma de la reforma que ya es firme), la eólica dejó de ingresar 4,5 millones de euros sólo en los 18 días posteriores, según la última liquidación de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). En 2014, esta cantidad ascenderá a 140 millones de euros.

Sobre las normas que afectan directamente a la eólica, López-Tafall afirmó que el Real Decreto-Ley 9/2013 «cambia radicalmente el sistema, modifica sustancialmente las reglas del juego que atrajeron 25.000 millones en inversiones en los últimos veinte años, y sume al sector en la más absoluta inseguridad jurídica». El proyecto de Real Decreto sobre retribución a las energías renovables «se basa en una supuesta rentabilidad razonable muy alejada de la realidad de nuestro sector y nos condena a problemas financieros». Y el proyecto de ley del sector eléctrico «nos condena a la incertidumbre».

Se refirió también a la retroactividad de la norma y a la advertencia del Consejo de Estado, en su informe sobre la reforma energética, sobre el «enorme» riesgo que supone fijar retribuciones futuras sobre la base de hechos pasados. «En nuestra opinión, no hay peor praxis regulatoria que la retroactividad, ni nada que asuste más a los inversores.  ¿La consecuencia? Que va a ser enormemente difícil no sólo que nuestras empresas se planteen invertir en España, sino que encuentren quién se arriesgue a financiarlas»

Por ello, señaló, «aunque todavía quedan muchas incógnitas por resolver antes de conocer el impacto real que las diferentes normas van a tener en nuestro sector (fundamentalmente, que se establezcan los parámetros en los que se basará su retribución futura), podemos decir sin temor a equivocarnos que el eólico es el más afectado» y que la reforma no resulta equitativa. «Si no, ¿cómo se explica que el sector eólico,  primera fuente de energía autóctona de España, y que aporta el 20% de nuestra electricidad sea el más perjudicado? ¿Y que lo sea cuando en 2012 su retribución total representó sólo el 11% de los costes totales del sistema?», se preguntó López-Tafall.

El presidente de AEE indicó que el sector eólico es consciente de la grave situación del sector eléctrico. «Y lo es especialmente porque esta situación no hace sino perjudicar a nuestras empresas de modo constante y creciente desde hace unos años. Pese a no ser responsables de la situación, nos ha tocado asumir tradicionalmente la parte del león de los recortes. Todos pensábamos que esos sacrificios se tendrían en cuenta en lo que se nos anunció como reforma definitiva. Por desgracia, no ha sido así». AEE estima que el Real-Decreto Ley 2/2013 del pasado febrero, unido al impuesto del 7% sobre la generación en vigor desde enero, le costarán al sector 600 millones este año.

En este sentido, destacó que «las empresas e industrias eólicas nos sentimos especialmente maltratadas y perplejas, porque pensábamos que España debía defender su industria eólica, la más innovadora, la que más empleo crea y la que genera la energía renovable más barata», como Francia hace con la nuclear o Estados Unidos con el petróleo.

Por su parte, Luis Polo, director general de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), ha afirmado que lo que la reforma energética ha puesto en juego, entre otras cosas, «es la tecnología eólica española». Polo, que pronunció el discurso de inauguración de las Jornadas Técnicas que AEE celebró en Zaragoza, en el marco de Wind PowerExpo, señaló que, «si la reforma energética en tramitación sale adelante tal y como ha sido formulada, el impacto para nuestro sector será desproporcionado y las empresas sufrirán una cascada de problemas financieros, nuevos cierres de fábricas y destrucción de empleo».

Además, España perderá la ventaja competitiva que supone ser líder mundial en tecnología eólica (es el quinto país del mundo en patentes eólicas) porque «las empresas dejarán de invertir en I+D y los ingenieros formados en la Universidad española, cuyo talento y saber hacer es demandado en todo el mundo, tendrán que emigrar», de modo que serán otros países que sí apuesten por la eólica los que se aprovechen de la formación de «nuestros excelentes profesionales».

Aunque existen aún elevadas incertidumbres sobre el nuevo marco regulatorio (las empresas desconocen la retribución que percibirán a partir del próximo año los más de mil parques eólicos que hay en España), lo que impide calcular con exactitud el impacto económico para el sector, el director general de AEE aseguró que «la eólica es la tecnología más afectada por el nuevo marco regulatorio. La reforma trata al sector eólico, que no es culpable del déficit de tarifa, de una forma tremendamente injusta. Las medidas, claramente discriminatorias y retroactivas, cambian las reglas del juego para todas nuestras inversiones». Y añadió que «todas aquellas empresas que en los últimos 20 años han invertido más de 25.000 millones de euros en este sector, muchas de ellas en momentos en los que la eólica era aún una promesa, se enfrentan ahora a un escenario en el que no saben si podrán siquiera hacer frente a sus deudas».

No obstante, AEE cree que aún se podría resolver la situación, «si el Gobierno escuchase al sector y trabajase conjuntamente con nosotros para llegar a una solución satisfactoria para todos.  Nuestra asociación siempre le ha tendido la mano al Gobierno para el diálogo y la negociación y así seguirá haciéndolo».  Polo añadió una advertencia: «No nos temblará la mano para defender los intereses del sector si el Gobierno no nos escucha».

Go to top