Usted está aquí: InicioEólicaeolicaCantabria aprueba el proyecto de ley que regula el aprovechamiento eólico

Cantabria aprueba el proyecto de ley que regula el aprovechamiento eólico

Así lo ha anunciado en un comunicado el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, que ha afirmado que con esta norma espera alcanzar el máximo consenso posible en una norma que ha contado con la participación activa de los agentes del sector.

El Gobierno de Cantabria ha aprobado el proyecto de ley que regula el aprovechamiento eólico en Cantabria para su remisión al Parlamento regional, esperando «alcanzar el máximo consenso posible» en una norma que, según el Ejecutivo regional, ha contado con la «participación activa» de los agentes del sector.

Se trata de una norma que regula el aprovechamiento eólico en la Comunidad Autónoma, estableciendo un nuevo régimen jurídico para la instalación de parques eólicos e introduciendo la «necesaria seguridad jurídica» a la situación actual de la asignación de potencia.

Así, el texto que ha elaborado el Gobierno deja «sin efecto» las asignaciones surgidas del concurso eólico convocado en 2009.

Ha explicado que, a través de él, se trata de «paliar la situación de incertidumbre» que, a su juicio, se había generado después de que la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) anulara el concurso eólico del Gobierno anterior (PRC-PSOE).

Diego ha subrayado que con la presentación de esta norma cumple con su compromiso público de dotar a Cantabria de una herramienta legal que, a su juicio, «ordena el futuro del sector eólico» en Cantabria, da «seguridad jurídica» al desarrollo de esta energía de una manera «perfectamente ordenada y consensuada con los agentes del sector».

Alegaciones de la asociación eólica

El Gobierno de Cantabria ha explicado que para la elaboración de la norma se ha contado con la participación de la Asociación Eólica de Cantabria, que ha realizado alrededor de sesenta alegaciones a la norma, de las que se han estimado «la gran ma-yoría».

De esta forma, afirma Ignacio Diego, esta herramienta legal permite a Cantabria «avanzar sobre cimientos sólidos» y sobre una estructura «muy clara y muy transparente» para alcanzar el «deseable impulso de la energía eólica en la región».

Nuevo régimen jurídico

El proyecto de ley aprobado contempla un nuevo régimen jurídico para la construcción, explotación, ampliación, modificación, transmisión y cierre de parques eólicos y regula las autorizaciones a obtener. Además, especifica que no pueden aprobarse estas instalaciones en las zonas excluidas por la planificación energética de Cantabria.

En este sentido, las mayores novedades que plantea la norma son las relativas a la construcción y ampliación de un parque eólico, para lo que será necesario autorización administrativa previa, autorización administrativa y aprobación del proyecto de ejecución y acta de puesta de servicio.

El punto novedoso «principal» está, según el Ejecutivo, en la regulación administrativa previa, de manera que el promotor que quiera instalar un parque eólico en Cantabria presentará ante Industria su solicitud, exigiendo a las empresas que opten «capacidad técnica y económica suficiente para el desarrollo posterior».

Dicha solicitud se someterá a información pública durante 30 días para que cualquiera pueda presentar solicitudes en competencia.

Será una Comisión de Valoración la que proponga, con base a unos criterios objetivos, cuál es la mejor solicitud. En este sentido, y en opinión del Ejecutivo, en el texto enviado al Parlamento «se ha incrementado notablemente» la puntuación de los criterios ambientales.

La regulación que se realiza de este sistema ofrece, según Diego, «muchas ventajas» frente a un concurso que afecta a toda la comunidad Autónoma.

Dentro de los criterios objetivos a tener en cuenta en la selección de los proyectos, destaca la posibilidad de valorar la aportación económica que hagan los solicitantes con destino al Fondo para la Compensación Ambiental y la Mejora Energética que prevé el anteproyecto de Ley.

El Fondo se nutrirá tanto de las aportaciones económicas que los promotores de los parques eólicos ofrezcan durante el proceso de concurrencia, como del canon eólico que contempla la citada norma.

Este canon es una medida de carácter ambiental que, según ha señalado el Gobierno, «no grava» la producción de ener-gía, sino que es un «ingreso compensatorio» por el impacto ambiental que ejercen los parques eólicos. Según el Gobierno, con esta norma se «hace frente» y se cierra «la situación de incertidumbre jurídica» que, en su opinión, se generó tras el concurso eólico y por la gestión del Ejecutivo anterior.

Ha señalado que el bipartito «tardó 8 años» en elaborar un plan y un concurso del que --dice-- «no se ha visto ni un solo aerogenerador» y «lo único que ha hecho es crear unos derechos a los adjudicatarios que deberán pagar los cántabros».

En esta materia, el Gobierno presidido por Ignacio Diego ha trabajado durante dos años, frente a 8 años de «fracasada gestión», en dos líneas paralelas.

Por un lado, en la elaboración del Plan de Sostenibilidad Energética 2011-2020, que establece una potencia eólica de 707 megavatios y la instalación de 246 aerogeneradores, 107 menos que los previstos en el primer plan.

A la par, el Ejecutivo regional ha estado elaborando este anteproyecto de Ley que ve la luz meses después del pronunciamiento de los tribunales de justicia.

De esta forma, el Gobierno de Cantabria, y, a juicio de Diego, «ejerce su responsabilidad y cumple sus compromisos en plazo». 

 

Go to top