Usted está aquí: InicioCogeneraciónCogeneraciónCogeneración en el mundo

Cogeneración en el mundo 

Casi 2/3 de los 49,555 Twh consumidos para la producción de electricidad en el mundo es disipada al ambiente.

La componente térmica perdida equivale al 63%. Dicha disipación es el nicho que busca aprovechar la Cogeneración, aplicando CHP o conceptualizando sistemas de generación descentralizada (o distribuida).

La conciencia de los países importantes de considerar los efectos negativos que genera el hombre en su propio planeta (ambientales, sociales, económicos), traducido a un término que posteriormente se llamaría “desarrollo sustentable”, se formaliza internacionalmente a partir de 1987 con la comisión Brundtland.

Luego de varios acuerdos intermedios, la voluntad de los países desarrollados de proteger especialmente el medio ambiente se plasma en diciembre de 1997 en el Protocolo de Kyoto, emanado de las Naciones Unidas dentro de su convención de cambio climático, donde un grupo de países se comprometieron a limitar o reducir sus GEI, persiguiendo un objetivo específico: reducir en 5% la suma de GEI en el período 2008-2012, respecto de los niveles registrados en 1990.

Los esfuerzos actualmente muestran que estas metas no se cumplirán, aunque se han adoptado medidas en varios de ellos que apuntan en la dirección correcta.

La cogeneración cubre actualmente más del 9% de la potencia eléctrica total producida, con un impacto económico probablemente superior.

Uno de los procedimientos que utiliza este protocolo para su implementación, es el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), que abre la posibilidad a los países en vías de desarrollo a contribuir en la reducción de GEI de  los países que han adherido el protocolo.

Lo anterior, sumado a la necesidad de reducir la dependencia de la volatilidad de precios en combustibles fósiles, impulsa los programas de cogeneración en el mundo.

Potencial de la cogeneración en el mundo

• Para EU-25, se estima que el potencial de la cogeneración se sitúa en el rango 150 – 250 GWe, doblando la potencia actual instalada para 2025. En este escenario la potencia eléctrica instalada con plantas de cogeneración superará el 17% (COGEN Europe 2006)

• El Gobierno Canadiense estimó en 2002, un potencial de la cogeneración del orden de 15,5 GWe en 2015, cerca del 12% de la potencia instalada en esa fecha.

• Para EEUU, el potencial de cogeneración en términos de potencia eléctrica instalada es de 110 – 150 GW en 2015, alcanzando un 12 – 21 % de la potencia total instalada en la fecha.

• El Gobierno de U.K. ha estimado que el potencial de la cogeneración es del 17% de la potencia eléctrica total instalada en 2010 (actualmente es del 7,5%)

• El objetivo marcado por el Gobierno Alemán en 2007 fue el de duplicar, en 2020, la potencia eléctrica instalada en esa fecha con plantas de cogeneración.

• En la India, el potencial de cogeneración en el sector industrial supera los 7,5 GWe (Powerline 2007)

• El potencial de cogeneración en Japón para 2030 se ha identificado en 29,4 GWe, más del 10% de la potencia eléctrica prevista en la fecha.

Organizaciones Internacionales

Hay varias organizaciones internacionales participando en los aspectos tecnológicos y regulatorios propios a cada mercado en particular, pensando en los beneficios de una mayor eficiencia energética y energía descentralizada.

Además de la AIE, EIA, DOE, DEFRA, la CNE de Chile y muchas otras, destacan:

▪ COGEN España, con más de 60 importantísimas empresas asociadas del mundo energético mundial, trabaja de la mano de Congen Europe para el logro de marcos legales y sin barreras para el fomento, difusión e implementación de la cogeneración y generación distribuida en España.

 (www.cogenspain.org).

▪ COGEN Europe, creada en Bélgica en 1993, integrando la cooperación de países europeos en el desarrollo de la cogeneración y su potencial como continente. Cuenta actualmente con más de 100 empresas eléctricas, autoridades en energía, proveedores y otros ligados a la promoción de la cogeneración, con conferencias anuales y actividades permanentes .

(http://www.cogeneurope.eu)

▪ WADE (World Alliance for Decentralized Energy) fue creada en 1997 como la International Cogeneration Alliance, para buscar soluciones a los problemas de cambio climático y contaminación planteados por las Naciones Unidas (UNFCCC, United Nations Framework Convention on Climate Change). En 2002 fue renombrada a WADE, para acelerar el desarrollo mundial de la cogeneración, impulsando mayor apertura a todo tipo de energía descentralizada. La conforman importantes organismos y desarrolladores de tecnología de Australia, Bélgica, Brazil, Canadá, China, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Nigeria, Noruega, UK, Polonia y Portugal, entre otros.

 (http://www.localpower.org).

▪ TECH4CDM, programaimplementado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía de España (IDAE) vía financiamiento de la Comunidad Europea (a través de su Framework Programme for Research and Technological Development (FP6)), en conjunto con la Asociación Empresarial Eólica (AEE), Asociación Solar de la Industria Térmica (ASIT), European Photovoltaic Industry Association (EPIA), y tres organismos latinoamericanos: Comisión Nacional para el Ahorro de Energía (CONAE, México), Centro de conservación de Energía y del Ambiente (CENERGIA, Perú) y Comisión Nacional de Energía (CNE, Chile), para la promoción de la cogeneración y otras alternativas renovables en cinco países de América Latina: Argentina, Chile, México, Ecuador y Perú.

 (www.tech4cdm.com).

▪ CenDEP, The Centre for Distributed Energy and Power, al alero de WADE y CSIRO de Australia, alianza de organizaciones relacionadas con tecnología y energía involucradas en el desarrollo de la energía distribuida. CSIRO (The Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation es la agencia nacional científica de Australia, una de las más diversas del mundo en investigación.

 (www.cendep.csiro.au).

▪ INEE, Instituto Nacional de Eficiencia Energética, Brasil, principal colaborador de COGEN – Río, organismo privado iniciado en 1992 para promover la actividad de energía distribuida y eficiencia energética en Brasil.

 (http://www.inee.org.br).

Por otra parte, actualmente hay países cuyos incentivos y regulaciones han logrado que la cogeneración participe en más de la mitad de la matriz energética. En casi 10 de ellos se concentra el 80% de las emisiones mundiales.

El resto del mundo en forma atomizada (7%), requiere medidas y programas aptos para econo-mías en desarrollo, por el potencial que representan bajo un escenario de mayor consumo energético e industrialización.

Otros países

La cogeneración, ya sea para aplicaciones industriales, edificios o integradas a redes que proveen calefacción en distritos urbanos, ofrece a los desarrolladores de políticas la oportunidad de alcanzar objetivos tanto energéticos como ambientales a un bajo costo comparado con otras alternativas. Estos beneficios están asociados al hecho que se está generando energía de manera eficiente, en el lugar donde será consumida evitándose pérdidas de transmisión y distribución y también de energía térmica.

Se entiende que el primer objetivo que busca una inversión en cogeneración, sea económico, por lo cual el proyecto debe satisfacer los requerimientos de rentabilidad que busca el inversor.

Estos beneficios son evidentes para el caso de la cogeneración, pero cada vez es más fuerte la evidencia que prueba que el desarrollo de la cogeneración en el futuro, estará asociado al alto impacto que genera en la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

A pesar de esto y de las políticas de promoción implementadas en distintos países, según datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), la participación de la cogeneración, a nivel mundial, respecto a la generación global de energía eléctrica, ha permanecido estancada durante los últimos años en valores cercanos al 9%. Según información de la Agencia, sólo 5 países han logrado una expansión exitosa de la cogeneración hasta alcanzar una participación de entre un 30% a un 50% de la generación total de energía eléctrica la mayor parte correspondiendo a sistemas de cogeneración con calefacción urbana, (Dinamarca, Finlandia, Rusia, Letonia y Holanda).

Un segundo grupo de países, esta participación se encuentra en el rango del 10% al 20% (Hungría, Polonia, República Checa, Austria, China y Alemania). Pero persiste el interrogante para hallar las causas que expliquen el lento proceso de expansión de esta alternativa tecnológica.

Se debe resaltar sin embargo, que para poder comparar adecuadamente esta información internacional, se requiere conocer cómo considera cada país su cogeneración, y si está considerando o no el suministro térmico para calefacción individual y en qué proporción.

Por otro lado, si nos dedicamos a explorar los modelos exitosos de desarrollo de la cogeneración, se puede afirmar que si bien cada caso y cada país presenta sus propias particularidades, el elemento común que rige a todos, es la existencia de políticas gubernamentales claras sobre el tema.

Entre las políticas de promoción que han tenido mayor éxito, sobresalen aquellas que establecen objetivos de largo plazo, diseñadas y ejecutadas en forma coordinada por diversos departamentos gubernamentales, y con una clara definición de los elementos que deben de ser atendidos para hacer atractivas las inversiones requeridas en este sector, lo que suele traducirse en diferentes incentivos actuando en forma conjunta.

Ante los claros beneficios que ofrece la cogeneración, las políticas de incentivos sólo son necesarias cuando existen barreras que frenan su desarrollo (de mercado, regulatorias, institucionales, etc.), y deben ser entendidas más que como una ayuda como un justo reconocimiento por los beneficios adicionales que estas aplicaciones conllevan.

Algunas de las políticas de promoción se implementan a nivel regional (estatal, municipal y local), y no a nivel nacional, ya que las ciudades pueden resultar muy efectivas en ejecutar este tipo de políticas (sobre todo a nivel de integrar cogeneración en la calefacción urbana, donde se presenta un nivel constante e importante de demanda térmica, junto con problemas de contaminación y manejo de residuos).

De acuerdo con un análisis realizado por el AIE, sobre el potencial económico de incrementar la cogeneración bajo un escenario de política en el que se repliquen aquellas empleadas en los países más exitosos en el grupo de países G8+5 sería posible que para el año 2030 la participación en la cogeneración alcance niveles cercanos al 24%. 

 

Go to top