Usted está aquí: InicioCogeneraciónCogeneraciónCogeneración Industria Alimentaria

 

Cogeneración Industria Alimentaria

142 plantas de cogeneración con una potencia instalada de 1.174 MW, suministran energía a precio competitivo a gran parte de la industria española de alimentación y bebidas.

De los 10,8 TWh que consume el sector alimentario, valorados en más de 1.000 Millones  anuales, la cogeneración cubre 5,2 TWh, el 48% de su demanda eléctrica sectorial.

 • La industria de alimentación y bebidas lidera el ranking cogenerador español con 1.174 MW de potencia eléctrica instalada en 142 plantas de cogeneración.

• La cogeneración asociada a esta industria cubre el 48% de la electricidad que precisa en sus procesos, mostrando aún un potencial de desarrollo del 26%.

• La cogeneración del sector alimentario es un ejemplo de alta eficiencia: alcanza un rendimiento medio superior al 73%.

• Asociado al uso de cogeneración, el sector ahorra 2 millones de toneladas de CO2, que a los precios actuales supone ahorrar 30 millones de euros.

• El Plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2011-2020 identifica al sector alimentario como objetivo para el desarrollo de nuevas plantas de cogeneración y renovación de las ya existentes, siendo también un sector clave en el desarrollo de la cogeneración con biomasa, biogás y aprovechamiento de residuos.

Perfil energético de la industria de alimentación y bebidas.

La industria española de alimentación y bebidas, primer sector industrial de nuestra economía y quinto a nivel europeo, confía e invierte en cogeneración, liderando el ranking cogenerador en España, con 142 plantas que suman 1.174 MW de potencia eléctrica instalada, por delante de la industria papelera y de la química.

El sector alimentario español cerró 2010 con 81.369 millones de euros en cifra de ventas, manteniendo los niveles de facturación de ejercicios anteriores pese a la crisis, gracias a compensar la debilidad de la demanda interna con un claro incremento de las exportaciones, lo que ha situado a España como tercer país exportador en productos alimentarios de la Unión Europea.

La industria española de alimentación y bebidas supone el 7,6% del PIB, es decir el 14% de las ventas totales y el 17% del empleo industrial en España.

El sector está formado por 30.823 empresas, de las que el 96% son pequeñas y medianas empresas, y ocupa a un total de unos 460.000 trabajadores.

El sector alimentario cuenta con numerosos subsectores, como: aceites, refrescos, cafés, azúcar, productos cárnicos, huevos, vinos, cervezas, bebidas alcohólicas, lácteos, pescados, zumos, transformados de frutas y hortalizas, conservas, transformados de pescados, congelados y alimentación animal…, que hacen de esta industria un pilar básico para la economía española, sólo superado en cuanto contribución al PIB por el turismo.

Para la industria alimentaria, la innovación es un factor clave y prioritario de su desarrollo y es precisamente en esta estrategia innovadora en la que encaja que sea también este sector industrial el de mayor implantación en cogeneración en España.

Desde que se iniciara la crisis, la industria alimentaria ha impulsado su capacidad exportadora para poder compensar la bajada de las ventas en el mercado interno. La estrategia ha dado sus frutos y hoy España se mantienen en el pódium exportador en productos alimentarios entre todos los países de la Unión Europea. En este contexto, el sector presta una cuidadosa atención a los distintos factores estructurales que inciden en la producción y los costes, especialmente aquellos que contribuyen a lograr una producción más eficiente energéticamente y de bajas emisiones de carbono, como elemento clave para poder competir con garantías en los mercados exteriores.

La cogeneración asociada a la industria alimentaria cubre el 48% de la electricidad que este sector precisa para realizar todos sus procesos productivos. Así, de los 10,8 TWh que consume - valorados en más de 1.000 millones de euros anuales -, 5,2 TWh vienen de la cogeneración, mostrando todavía un potencial de desarrollo del 26%, por lo que existe aún una excelente oportunidad real para mejorar la eficiencia energética y medioambiental sectorial, así como su competitividad, mediante una mayor apuesta por esta tecnología.

La industria de alimentación y bebidas consume el 11% de toda la electricidad utilizada en procesos industriales en España, o lo que es lo mismo representa el 4% del consumo eléctrico total nacional, y para ello utiliza el 22% de todo el combustible consumido por la industria española, con características y potenciales propios asociados a energías renovables como la biomasa y los subproductos.

La cogeneración del sector alimentario, como producción energética simultánea de calor, frío y electricidad, constituye un claro ejemplo de alta eficiencia, alcanzando un rendimiento medio global de la energía superior al 73%, lo que significa un rendimiento del combustible casi un 50% superior al alcanzado, por ejemplo, en las centrales eléctricas convencionales más modernas, al que habría que añadir la eliminación de pérdidas de electricidad en las redes de transporte y distribución.

Un análisis de los consumos de energía del sector evidencia que el combustible más utilizado en esta industria es el gas natural, en un porcentaje del 44% del consumo total del sector, aunque destaca también la utilización de combustibles renovables - en un 98% biomasa - que alcanzan el 27% del total, superando ligeramente al uso de combustibles petrolíferos.

La cogeneración, además de la aportación de competitividad a las empresas que la realizan, genera importantes ahorros económicos y ambientales para el país. El que las industrias de alimentación y bebidas estén desarrollando una mayor apuesta por la cogeneración es un claro indicador de que la fijación de la capacidad de producción y transformación alimentaria en nuestro país está ligada al empleo de las mejores tecnologías en inversiones productivas, eficientes, limpias y bajas en carbono: toda una oportunidad para el sector de la alimentación en España.

El ahorro de emisiones de CO2 asociado al uso de la cogeneración en la industria alimentaria alcanza los 2 millones de toneladas de CO2, que a los precios actuales supone ahorrar hasta 30 millones de euros al año.

Tecnologías

La amplia variedad de necesidades, procesos y operaciones de las distintas empresas que componen la industria alimentaria hace que tengan presencia todas las tecnologías de cogeneración, con claro liderazgo de los motores de combustión interna, que representan un 80% de la potencia instalada en el sector, seguidos de las turbinas de gas y de vapor, con cuotas del 10% cada una. Esta situación refleja horarios y calendarios de producción, puesto que los motores proporcionan gran flexibilidad de operación en cuanto a arranques y paradas. Sin duda, existe siempre una tecnología de cogeneración que se ajusta a las necesidades de cada subsector y proceso alimentario.

El sector muestra un gran potencial para crecer en cogeneración, especialmente en pequeñas instalaciones.

Es significativo que, siendo un sector con enorme presencia de pequeñas y medianas empresas, sólo existan 13 unidades de cogeneración a pequeña escala, es decir, menores a 1 MW, lo que constituye una oportunidad de desarrollo del tejido productivo español y de las necesidades de promoción que se requieren para las pequeñas y medianas empresas.

Los datos del Análisis del potencial de cogeneración de Alta Eficiencia en España 2010-2015-2020 del IDAE muestran que en el sector existe aún un 26% de potencial para cogenerar más.

La mayor apuesta por la cogeneración indica que la fijación de la capacidad de producción y transformación alimentaria está ligada al empleo de las mejores tecnologías en inversiones productivas, eficientes, limpias y bajas en carbono.

El plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2012-2020 (PAEE 11-20), hace referencia explícita a la mejora de la eficiencia energética del sector alimentario a través de la cogeneración, tanto en lo que se refiere a la implantación de nuevas plantas como a la renovación de plantas existentes, (medidas 5 y 6 referentes al Fomento de plantas de cogeneración en actividades industriales y a la Modificación sustancial de cogeneraciones existentes).

Los objetivos aprobados de incrementar en 3.751 MWe la potencia de cogeneración en 2020, aumentando la producción actual en un 70%, suponen, sin duda, una oportunidad de valor para el sector alimentario por su idoneidad para aplicar la cogeneración.

 

 

 

 

 

 

Go to top